Lavapiés: el nuevo barrio cool de Madrid

Barrio de Lavapiés

Situada en el centro de Madrid, en el barrio de Embajadores, el barrio de Lavapiés ha sido siempre un verdadero icono del casticismo madrileño. Un barrio cuyos orígenes se remontan a los asentamientos comerciales extramuros de la capital de finales del siglo XV y que desde sus inicios ya estuvo estigmatizado por estar habitado por gente de clase baja, como bien ilustran las obras de Galdós, lo cual se agudizaría durante la posguerra.

No sería hasta la década de los 70 cuando Lavapiés empieza a forjar la imagen que muchos han tenido hasta hace poco. La de un barrio de de gente joven que fue sustituyendo a los tradicionales vecinos del Madrid chulo y castizo, atraídos por la abundancia alquileres baratos. Pero junto con esta generación de gente joven, veinte años más tarde empezarían a instalarse en el barrio colectivos libertarios, anarquistas y okupas que acabarían por hacer de Lavapiés un barrio poco deseable para vivir.

Desde entonces la cosa ha cambiado mucho. De hecho, ya en los inicios del siglo XXI el barrio de Lavapiés se convertiría en la zona de Madrid con mayor cantidad de asociaciones y movimientos vecinales. Además, debido a la multiculturalidad que ha caracterizado al barrio desde los años 20, cada año se celebran o conmemoran en el barrio eventos como el año nuevo chino o el ramadán. Un aspecto fundamental que ha marcado a este barrio del centro de Madrid, infundiéndole personalidad propia.

Barrio de Lavapiés

Esta transformación que ha hecho que Lavapiés pase de ser un barrio en degradación a ser el nuevo barrio cool de Madrid, equiparable a Malasaña o a Chueca, ha sido posible gracias al reemplazo de la población por personas con mayor poder adquisitivo, entre los que se encuentran profesionales liberales con fuertes intereses culturales. Un fenómeno que se conoce como gentrificación y que ha revitalizado el barrio y mejorado las condiciones de vida en una de las zonas más castigadas de la capital madrileña.

Tal y como afirma Óscar Muñoz, miembro del Observatorio Metropolitano, “En Lavapiés ha cambiado el perfil poblacional, y con los años cambiará aún más”. Y es que las previsiones para el futuro son muy positivas. La población envejecida fallecerá en pocos años y según la tendencia del barrio, todo apunta a que será sustituida por generaciones de jóvenes con profesiones reconocidas y un poder adquisitivo más alto, dando lugar a un proceso gradual de rejuvenecimiento y haciendo que Lavapiés deje de ser uno de los barrios más viejos de Madrid.

Pero los cambios no solamente están siendo evidentes en la población, sino que además son palpables en el tejido comercial. En la actualidad, el barrio de Lavapiés es uno de los que cuenta con más librerías, salas de teatro y galerías de arte. Además, están empezando a proliferar nuevos locales. En cuanto a la seguridad de la zona, cabe destacar que en los últimos años se han instalado cámaras de vídeo-vigilancia, de manera que los vecinos puedan sentirse más tranquilos.

La diversión está asegurada cuando se visita Lavapiés. Gracias a su multiculturalidad se puede dar la vuelta al mundo sin salir del barrio. Para los interesados en la gastronomía cabe señalar que en la zona de Lavapiés se pueden encontrar buenos restaurantes con todo tipo de cocina, desde los tradicionales y castizos hasta los restaurantes marroquíes pasando por zonas de pinchos al más puro estilo donostiarra. Aquellos interesados por el teatro y las representaciones encontrarán en Lavapiés un lugar al que volver repetidas veces. El Teatro Valle-Inclán, el Teatro del Arte y la Sala Mirador acogen, entre otros, representaciones clásicas e innovadoras que hacen las delicias de todos los gustos. Por último, el barrio ofrece muchas posibilidades de disfrute a los  que buscan detalles y buena arquitectura. Lavapiés cuenta con algunas construcciones significativas junto a creaciones casi callejeras que sirven para alegrar el barrio.

Ahora que sabes que Lavapiés es el nuevo barrio de moda, ¿vas a venir a conocerlo?

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *