Qué ver en la Plaza Mayor de Madrid

casa de panadería

La Plaza Mayor de Madrid es uno de los símbolos de la ciudad. Situada en el corazón del conocido como Madrid de los Austrias, es una visita imprescindible para todo el que llega a Madrid, ya sea para pasar unos días o para quedarse.

Esta plaza de forma rectangular que ocupa una superficie de una hectárea, comenzó a construirse en el año 1617 por orden de Felipe III, para terminar las obras de reforma que se habían comenzado hacía tiempo para lo que entonces se denominaba la Plaza del Arrabal. Las obras concluyeron en 1619 tras las obras realizadas por Juan Gómez de Mora y no hicieron más que aumentar la popularidad de la plaza, que ya era un centro de encuentro para muchos madrileños y que aún lo continúa siendo.

plaza mayor de Madrid

En la propia plaza, sin necesidad de salir de ella, hay muchas cosas interesantes que ver, desde edificios a estatuas sin olvidarnos de algunos establecimientos que forman ya parte de la historia de Madrid.

Estatua de Felipe III

Para empezar, la estatua situada en el centro y que recibe todas las miradas. En esta estatua se representa a Felipe III montando a caballo, y es una de las estatuas de mayor valor de la ciudad. Aunque pueda sorprender a muchos, que habrán pensado que la estatua se colocó en la plaza desde un inicio por haber sido el impulsor de la reforma, la estatua no llegó a la Plaza Mayor de Madrid hasta 1848 procedente de la Casa de Campo, donde había permanecido desde 1616.

La Casa de la Panadería

En el lado norte de la Plaza encontramos la Casa de la Panadería, construida en 1590 y que sirvió de modelo para la construcción del resto de las casas de la plaza, aunque actualmente se conservan únicamente la planta baja y el sótano de la vivienda.

Se conoce como Casa de Panadería porque durante un tiempo albergó a la Tahona Principal de la Villa, un organismo que se encargaba de fijar el precio del pan para garantizar que los más desfavorecidos pudieran acceder a este alimento básico. Posteriormente ha recibido otros usos como el de Residencia Real o el que tiene hoy en día, sede del Centro de Turismo de Madrid.

casa de panadería

La fachada está decorada con murales de Carlos Franco, que se pintaron en la última reforma que se realizó a la plaza. Estos murales representan algunos fragmentos de la historia de la mitología y en el que es fácil reconocer a la diosa Cibeles.

El Arco de Cuchilleros

Uno de los accesos a la Plaza Mayor de Madrid merece también una mención especial. Juan de Villanueva fue el encargado de reformar la plaza tras el incendio de 1790, con esta reforma la plaza se cerró por completo y se construyeron los accesos por medio de arcos.

El Arco de Cuchilleros es solo uno de los 10 accesos con los que cuenta la plaza, pero es el más conocido por ser el más monumental de todos gracias a su escalera y los edificios que la rodean, muy altos para lo habitual en esta zona de la ciudad.

El Arco de Cuchilleros recibe su nombre de la calle a la que da acceso a la plaza, la calle de Cuchilleros en la que antiguamente se asentaban los talleres de todo el gremio de cuchilleros que había en Madrid.

El comercio

El comercio ha formado parte siempre de la Plaza Mayor, actualmente aún mantienen sus puertas abiertas algunas tiendas que se fundaron hace más de 100 años. El aspecto tradicional de estos establecimientos y la calidad del trato atraen también a muchos turistas. Las tiendas de sellos y monedas y la sombrerería más antigua de Madrid merecen una mención especial.

Además, no debemos olvidar el tradicional mercadillo de Navidad que tiene lugar todos los años durante el mes de diciembre. En este mercadillo, que se sitúa en el centro de la plaza, se pueden encontrar todo tipo de adornos de Navidad y figuras de distintos estilos para el tradicional Belén.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *